Orígenes de la Ciencia Cristiana en Santa Fe:

    Las señoras Margarita Meisner de Nüssli y Martha Nüssli de Burgermeister, ambas de nacionalidad suiza, fueron las introductoras de la Ciencia Cristiana en la región de Santa Fe. Ellas comenzaron a celebrar Servicios Dominicales en 1955, junto con el abogado y político Rodolfo Alberto Weidmann y su esposa Ilda Enriquetta Molina.

    En los comienzos fue un Grupo Informal, que luego se transformó en Sociedad de la Ciencia Cristiana en Santa Fe, y posteriormente en Primera Iglesia de Cristo, Científico, en Santa Fe en 1978. Esta iglesia tuvo diferente sedes, que a continuación mencionamos: edificio en calle 25 de Mayo (alquiler parcial y temporal en la sede de Unione e Benevolenza Dante Alighieri), luego un edificio en calle 9 de Julio al 2300, luego en Avenida Urquiza, luego en calle Saavedra esquina Buenos Aires, y finalmente el actual en Avenida General Lopez.

    Datos biográficos de los pioneros:  Margarita Meisner de Nüssli nació en 1870 en el Cantón Schaffhausen, en Suiza, y en 1925 vino a la Argentina con su esposo y un hijo. Llegaron para vivir con el hijo mayor, quien ya estaba en Argentina. Falleció en 1947 en Grütly, provincia de Santa Fe.  Martha Nüssli de Burgermeister nació el 7 de agosto de 1904 en Elsau, Cantón Zürich, en Suiza. Concurrió a la Escuela Dominical de la Ciencia Cristiana en Winterthur. En 1928 llegó a Argentina para vivir con sus padres. En julio de 1936 viajó a Berlin, Alemania, para tomar Clases de Instrucción Primaria en la Ciencia Cristiana, con la maestra Srta. Leplow. Regresó a Argentina en diciembre y en agosto de 1937 se casó con Pablo Burgermeister y tuvieron un hijo. Falleció en agosto de 1967 en Lanus, provincia de Buenos Aires.


Orígenes en Argentina:

Primera Iglesia de Cristo, Científico, en Buenos Aires, preparó un documento especial para celebrar los 100 años de la Ciencia Cristiana en Argentina. Pronto brindaremos mayores datos sobre este interesante documento.

El Número 189 de la Revista Todo es Historia (de febrero de 1983) tiene una parte que habla de los orígenes de la Ciencia Cristiana en Argentina, y dice asi:
¿Cómo se propagó esta religión en nuestro país?... 
En 1897, se observa en Buenos Aires la presencia de algunas personas que se interesan por las enseñanzas de Mary Baker Eddy, conocidas por medio de su famoso libro. Ese mismo año, la señora Sara E. Webster, dona a la Sociedad Literaria Inglesa, de Buenos Aires, un ejemplar; pero es en 1904, cuando algunos viajeros que profesaban la Ciencia Cristiana, de paso por nuestra ciudad, que organizan en el hotel Phoenix (San Martín y Córdoba) una reunión que culmina con un servicio religioso. A partir de entonces, se acrecienta el número de interesados, que acostumbran a reunirse en el Prince George's Hall. Paulatinamente, fue acercándose más gente deseosa de asistir a las reuniones, lo que demanda salones más amplios. El grupo inicial se traslada a Santa Fe 1680; posteriormente, alquila un piso en el edificio Siemens y algún tiempo después se asienta en la Asociación Cristiana de Jóvenes (rama femenina). Finalmente, compra el edificio de la calle Ayacucho 349, donde actualmente se construye un nuevo templo. Esta es, en síntesis, la historia de la Primera Iglesia de Cristo Científico, constituida en Buenos Aires. Con respecto a la Segunda Iglesia (siempre en Buenos Aires) la piedra fundamental fue colocada el 13 de junio de 1926. Está situada en Sargento Cabral 841.
El 1 de octubre de 1933 se constituye la Sociedad de la Ciencia Cristiana, en Buenos Aires, con el objeto de desarrollar oficios religiosos en idioma alemán. Con ese fin se alquila una casa situada en Paraná 63; luego en Florida 635.
Con relación a la introducción en Santa Fe, se señala como la introductora en ese punto del país a la señora Nusli, de nacionalidad alemana, residente en Colonia Esperanza, quien, junto con el abogado Rodolfo Weidmann -posteriormente senador nacional por la UCRI- y su esposa, comienza en 1955 a organizar servicios dominicales. Hay, asimismo, iglesias en otros lugares, como ser: Salta y Mar del Plata. En todas ellas, aparte de los oficios religiosos, en español y en inglés, funciona una biblioteca con literatura informativa sobre las premisas en que se asienta esta religión.
Fuente: magicasruinas.com.ar.  Cabe aclarar que la Ciencia Cristiana no es una secta, sino que es una religión y un sistema de curación mediante la oración científica que se apoya en la comprensión y confianza en Dios.